Diego Del Risco Orbegoso: Conquistando Oportunidades

enero 11, 2019 - 4 minute read


Diego Del Risco Orbegoso

“Diego es un joven brillante, con muchos talentos, excelente estudiante, hábil atleta, tiene iniciativa empresarial y es un excelente comunicador”, dijo el decano Peter Senkbeil, quien se ha convertido en su mentor informal.

Diego creció en Gilbert, Arizona, en una “familia muy peruana, tocando música hispana todo el tiempo, siempre celebrando fiestas familiares o festividades”, comenta Diego. “Mi mamá preparaba la comida para nosotros mientras la música sonaba. Ella siempre estuvo orgullosa de quiénes éramos, pero también muy agradecida de que estuviéramos aquí, en los Estados Unidos.”

Español era el lenguaje que se hablaba en su casa, aunque Diego y su hermana siempre se comunicaban entre ellos en inglés. Él dice que la cultura peruana está enfocada en la familia y se demuestran su afecto físicamente. “Nuestra familia te abraza, te da besos en la mejilla y te estrecha”, dice Diego. “Así demostramos nuestro cariño.”

Los del Risco también tenían grandes aspiraciones, y tanto Diego como su hermana participaron en natación competitiva durante la preparatoria. Aunque Diego se describe a sí mismo como “un chico gordito”, en su primer año de preparatoria demostró su talento nadando 500 yardas en estilo libre.

“Tengo mucho aguante”, dice. “Mi entrenador estaba asombrado de que un chico gordito tuviera tal resistencia.”

Muy pronto rompió el récord escolar de las 500 yardas estilo libre (en 30 segundos) y en otros tres eventos, incluyendo en dos relevos. Logró llegar a las finales estatales dos años consecutivos. Un amigo que había asistido a CUI lo animó a considerarla, y una visita al campus y una invitación abierta que le hizo el entrenador de natación, lo convencieron de elegir Irvine.

“Me encanta la escuela”, dice Diego. “Es diferente de todos los otros ambientes en los que he estado. Me dio una sensación de paz y de propósito. Irvine tiene un nivel alto de oportunidades, muchas compañías buenas y posibilidades para conectarse con gente excelente. Ha sido maravilloso estar aquí.”

Inmediatamente se involucró en la universidad, eligiendo como especialización principal negocios y como especialización menor biología; comenzó como estudiante trabajador dentro de recursos humanos, obtuvo empleos durante los veranos, fue tutor de matemáticas y prestó sus servicios como Asistente de Residentes para aliviar la carga financiera de su familia.

“La universidad coloca las oportunidades para que las tome cualquiera que las desee, y yo he tratado de tomarlas de la mejor manera posible."

Durante un año, también fue voluntario en la misión de rescate del condado de Orange, OC Rescue Mission, cada año estuvo en la lista de alumnos destacados, y por supuesto, participó en natación.

La universidad coloca las oportunidades para que las tome cualquiera que las desee, y yo he tratado de tomarlas de la mejor manera posible.

Una oportunidad dio mejores frutos que las demás. Diego y otro compañero participaron en la competencia anual de planes de negocios Cornelius Business Plan con la idea de un reloj inteligente para bebés, que funciona como una nana digital, informado a los padres si el reloj se moja, o se mueve fuera de cierto radio, y también lleva un récord de los signos vitales y la ubicación con GPS.

“Le presentamos la idea a un panel de jueces, solo para tener la experiencia, y luego supimos que dijeron que habíamos ganado el primer lugar”, dijo Diego. “Fue un shock.”

El dúo compartió un premio de $3,000.

Diego también recibió una beca de parte del Fondo de Becas para Hispanos (Hispanic Scholarship Fund), una entidad independiente que otorga premios y oportunidades a estudiantes que representan positivamente a la comunidad hispana. Debido a la relación que había desarrollado con Dr. Senkbeil como su tutor, Diego lo invitó a asistir al banquete de premiación, y Diego llevó a su novia.

“El Dr. Senkbeil y yo tenemos largas conversaciones, y lo veo como a alguien a quien vale la pena esforzarse en seguir”, dijo Diego. “Puedo hablar con él de cualquier cosa. Tenemos valores similares y los mismos puntos de vista. Me ha apoyado mucho en mi jornada académica.”

Sobre la beca, Diego comenta: “Me dio mucha emoción. Fue una sorpresa muy agradable.” También recibió la beca de CUI para ex-alumnos y el premio para el primer equipo de atletas completamente académicos, de parte de la conferencia de natación y clavados Pacific Collegiate Swimming and Diving.

Al mismo tiempo que se impulsa hacia el éxito en los EE. UU., Diego espera inculcar la cultura peruana a sus hijos, así como el que hablen español en su casa y que viajen regularmente a su país.

“Quiero que sepan de dónde viene una parte de ellos”, dice. “Aunque yo crecí en un hogar de escasos recursos, tuve más suerte que la mayoría, porque mis padres me quieren mucho y se preocupan por mí, y siempre lo sentí. No viajábamos, pero siempre teníamos una fiesta familiar o yo convivía con mis primos. Yo no cambiaría de dónde vengo y quién soy. Esa vida me llevó a través de mucha adversidad, pero no creo que hoy sería tan fuerte como lo soy ahora si no hubiera tenido esa experiencia.”

Back to top